RSS

Archivos Mensuales: febrero 2010

Cuidemos el planeta: uso racional del papel


El papel es una delgada hoja elaborada mediante pasta de fibras vegetales que son molidas, blanqueadas, desleídas en agua, secadas y endurecidas posteriormente.
A la pulpa de celulosa, normalmente, se le añaden sustancias como el polipropileno o el polietileno con el fin de proporcionar diversas características.
Las fibras están aglutinadas mediante enlaces por puente de hidrógeno.
El papel ahora puede ser sustituido para ciertos usos por materiales sintéticos, sin embargo sigue conservando una gran importancia en nuestra vida y en el entorno diario, haciéndolo un artículo personal y por ende difícilmente sustituible.

Papel reciclado (con materia prima reciclada). Los pasos de formación de la hoja y su manipulación son los mismos. La diferencia radica en que el material utilizado es papel. Éste es obtenido en su mayor parte de los sobrantes de edición (mejor calidad, menos utilizado, más limpio y homogéneo) y de las recogidas selectivas (papel más sucio por estar utilizado y desconocerse su composición exacta, periódicos mezclados con revistas, cajas de cartón usadas, etc.).
Para fabricar un kilogramo de papel convencional se utilizan cien litros de agua.
(notas tomadas de Wikipedia)

Recomendaciones:

– Usa habitualmente papel reciclado. Fomenta el uso de productos hechos a partir de papel usado.
– Reduce el consumo de papel.
– Usa las hojas por las dos caras.
– Haz sólo las fotocopias imprescindibles..
– Reutiliza los sobres, cajas, etc.
– Rechaza productos de un sólo uso.

Educa a los más jóvenes, a tus empleados, a tus vecinos y a todo los que conozcas en el respeto a la naturaleza y las consecuencias de no respetarla.

Consejos sencillos para poder mantener nuestro planeta en mejores condiciones ambientales.

Esperamos tus comentarios, al pie de este post o a dgalatrog@hotmail.com

Anuncios
 
Comentarios desactivados en Cuidemos el planeta: uso racional del papel

Publicado por en 28 febrero, 2010 en agua, biosfera, compuestos químicos, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, Notas del Prof. Galatro, química, química industrial, química orgánica, universo

 

ÓRGANOFOSFORADOS


Los organofosforados son sustancias orgánicas de síntesis, es decir, fabricadas por el hombre, no existen en forma natural. Están conformadas por un átomo de fósforo unido a 4 átomos de oxígeno o en algunas sustancias a 3 de oxígeno y uno de azufre. Una de las uniones fósforo-oxígeno es bastante débil y el fósforo liberado de este “grupo libre” se asocia a la acetilcolinesterasa. La acetilcolinesterasa se encarga de degradar la acetilcolina (ACh). Al no destruirse la ACh se produce una hiperactividad nerviosa que finaliza con la muerte del individuo. Sus características principales son su alta toxicidad, su baja estabilidad química y su nula acumulación en los tejidos, característica ésta que lo posiciona en ventaja con respecto a los organoclorados de baja degradabilidad y gran bioacumulación .

En farmacología, un inhibidor de la acetilcolinesterasa, inhibidor de la colinesterasa o anticolinesterasa es un compuesto químico que inhibe a la enzima colinesterasa impidiendo que se destruya la acetilcolina liberada, produciendo como consecuencia un aumento en la concentración y en la duración de los efectos del neurotransmisor.

Por la baja estabilidad del compuesto puro, denominado oxon, en la aplicación comercial, se agrega un átomo de azufre . Estos organofosforados se denominan tiones. Esta composición hace que los organofosforados penetren las membranas biológicas más rápido aumentando su potencial tóxico.

En el ambiente, estos tiones se transforman en oxones por acción del oxigeno y la luz solar y en el organismo por acción de las enzimas hepáticas.

Las características fundamentales de los organofosforados son:
– Son liposolubles, por lo cual penetran fácil y rápido en los organismos animales.
– Son poco volátiles por poseer baja presión de vapor.
– La degradación se produce por hidrólisis en medio alcalino.

Se absorben por vía cutánea, respiratoria o digestiva, cualquier solución de continuidad en la piel (herida) favorece la penetración por esa vía.

La vida media de los organosforados y sus metabolitos en el organismo es de aproximadamente 48 horas. La eliminación es principalmente por orina y, en menor medida heces y respiración.

Su acción se basa en la inhibición irreversible de la enzima acetilcolinesterasa. Esto hace que la acetilcolina se acumule en los receptores colinérgicos produciendo una estimulación excesiva de estos receptores en los sistemas nerviosos central y periférico.

Dependiendo de la actividad de los organofosforados, sus efectos pueden clasificarse en:

MUSCARÍNICOS
– Ojos: dificultad en la acomodación, congestión conjuntival, miosis, visión borrosa.
– Membranas mucosas: hiperemia, rinorrea.
– Pulmones – bronquios: Broncorrea, cianosis, disnea, dolor torácico, bronco constricción.
– Aparato digestivo: dolor colico, diarrea, incontinencia fecal, nauseas, vómitos, sialorrea.
– Corazón: bradicardia.
– Vejiga: incontinencia.
– Piel: diaforesis.

NICOTÍNICOS
– Sinapsis ganglionares: Cefalea, hipertensión arterial, mareos, palidez.
– Musculo esquelético: calambres, debilidad generalizada, incluyendo músculos respiratorios, mialgias, parálisis fláccida.

EFECTOS SOBRE EL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL
– Ansiedad.
– Ataxia.
– Coma.
– Convulsiones.
– Depresión de centros respiratorio y circulatorio.
– Perturbación mental.

A causa de sus efectos rápidamente tóxicos estos productos fueron prohibido o severamente restringidos en su uso rural. Sin embargo, su uso se mantiene, como insecticida, en las pequeñas explotaciones (huertas comerciales o familiares). Generalmente el productor o la persona que los usa tiene escaso o nulo conocimiento sobre su peligrosidad.

DIMETOATO

Es un organofosforado: (S-N-Metilcarbamoilmetil)fosfoditioato de o,o-dimetilo. Su persistencia en el ambiente es baja. En suelo tiene una vida media que varía de 2.5 (en zonas lluviosas) hasta 120 días; sin embargo, el valor más representativo es de alrededor de 20 días. Por su parte, su vida media en agua (ríos) es de 8 días. En el aire húmedo es degradado fotoquímicamente por reacciones de hidrólisis y oxidación. En suelo sufre una biodegradación rápida que depende de la temperatura, contenido de humedad, pH, tipo de suelo, número de microorganismos, cantidad de plaguicida aplicado y grado de evaporación. Por ello, se biodegrada en mayor proporción en suelos pesados, con pH alcalino y en los cuales se han aplicado concentraciones elevadas de Dimetoato. Se adsorbe muy débilmente a las partículas de suelo, por lo que su lixiviación hasta aguas subterráneas puede ser considerable. La volatilización es un mecanismo de disipación importante de este plaguicida en la superficie de suelos secos, entre un 23 y 40 % del Dimetoato aplicado se pierde por evaporación. En los cuerpos de agua no se une a los sedimentos o sólidos suspendidos y se degrada rápidamente por medios químicos y biológicos. La fotólisis y volatilización no son importantes en este medio. Sin embargo, la hidrólisis tanto en agua como en suelo contribuye significativamente a eliminar este plaguicida del ambiente, sobre todo en medio alcalino y en presencia de algunos iones metálicos (Cu++, Fe+++, Mn++), produciendo Desmetildimetoato como principal producto de degradación. No se bioacumula en los organismos acuáticos. Es absorbido por las plantas, alcanzando en el néctar niveles tóxicos para algunos insectos. No obstante, puede ser metabolizado por los vegetales mediante reacciones de hidrólisis y oxidación, tanto en su superficie como en el interior.

Es un insecticida organofosforado de acción indirecta ya que actúa a través de su metabolito el dimetoxon.

Como se presenta en forma de polvo para su uso las vías de absorción más frecuentes son la dérmica y la respiratoria.

Los signos de intoxicacion son los de los organofosforados.

El uso de organofosforados en los vegetales de mesa implican un riesgo importante para los consumidores. Existen regulaciones acerca de los periodos de tiempo en los que una especie a la que se la aplico veneno no debe salir a la comercialización. La realidad es que estas regulaciones casi nunca se cumplen.

Otra manera de disminuir el riesgo de intoxicación es el lavado concienzudo de los alimentos antes de su preparación.

REFERENCIAS
http://www.cricyt.edu.ar/enciclopedia/terminos/Organofosf.htm
– Las bases farmacológicas de la terapéutica. Goodman y Gilman 8va edición
www.cepis.ops-oms.org/bvsacd/eco/036113.pdf

Red Nacional de Accion Ecologista
renace20@hotmail.com

 

Cultura ambiental: una monografía recomendada


Capacitación y formación para alcanzar una mejor cultura ambiental
Hacia una toma de conciencia.

http://www.monografias.com/cgi-bin/jump.cgi?ID=143539

 
Comentarios desactivados en Cultura ambiental: una monografía recomendada

Publicado por en 23 febrero, 2010 en acidez, agua, ácidos, bases, compuestos inorgánicos, compuestos orgánicos, compuestos químicos, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post

 

Ética y contaminación ambiental


Una monografía recomendada:

¿Por qué si nos educamos en ética aumenta la contaminación ambiental? – Medioambiente.

http://www.monografias.com/cgi-bin/jump.cgi?ID=143619

 

"PREMIO NOBEL" DE ECOLOGIA ES MEXICANO


Pocos lo saben, pero existe un premio tipo “Nobel” de Ecología. Este año lo ha ganado Jesús León Santos, de 42 años, un campesino indígena mexicano que ha estado realizando, en los últimos 25 años, un excepcional trabajo de reforestación en su región de Oaxaca, México.

El nombre de la recompensa es “Premio Ambiental Goldman”
(www.goldmanprize.org/theprize/about_espanol).
Fue creado en 1990 por dos generosos filántropos y activistas cívicos
estadounidenses, Richard N. Goldman y su esposa Rhoda H. Goldman.
Consta de una dotación de 150.000 USD ($2,154,000 M.N.) y se entrega cada año, en el mes de abril, en la ciudad de San Francisco, California (Estados Unidos).
Hasta ahora ha sido otorgado a defensores del medioambiente de 72 países. En 1991, lo ganó la africana Wangari Maathai, quien luego obtuvo el Premio Nobel de la Paz en 2004.

 
Comentarios desactivados en "PREMIO NOBEL" DE ECOLOGIA ES MEXICANO

Publicado por en 14 febrero, 2010 en ciencias

 

Cambio climático: la naturaleza (no el hombre) gobierna el clima


Los escépticos del cambio climático estamos ganando la batalla de la ciencia .
Por Fred Singer

La Carta del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por su sigla en inglés) de la ONU declara que el propósito de la organización es procurar descubrir el cambio climático inducido por los humanos.

Por su parte, en el Panel Internacional No gubernamental sobre el Cambio Climático (NIPCC en inglés) no tenemos este problema. Si descubrimos que existen datos que apoyan el cambio climático inducido por los humanos, lo decimos. Si no encontramos fundamentos para el cambio climático inducido por los humanos, también lo decimos. De hecho, el primer informe del NIPCC, del cual fui su principal autor, se intituló “La naturaleza, no la actividad humana, gobierna el clima”.

No observamos evidencia alguna en los registros climáticos de que el aumento del C02, que es real, tenga algún efecto apreciable sobre la temperatura global. El IPCC se basa fuertemente en información sobre la temperatura en superficie, la cual se encuentra distorsionada por el cierre de numerosas estaciones de superficie. A las “mejores” estaciones se las mantuvo—aquellas situadas alrededor de las islas de calor y en los aeropuertos.

Ahora, la filtración del “climategate” ha demostrado que la información sobre la temperatura en superficie del IPCC se basada en datos sin procesar y algoritmos distorsionados que no comparten con la comunidad científica. Los científicos implicados en el “climategate” han hecho una mala utilización de la revisión inter pares y presionado a los editores de publicaciones científicas para impedir la divulgación de investigaciones que cuestionan las suyas. Han asumido el control del proceso del IPCC y han difamado a los que piensan distinto con ataques hacia sus personas, en lugar de criticar sus trabajos.

El mandato del IPCC establece que su función es la de evaluar a la ciencia de una manera amplia, objetiva, abierta y transparente. Lamentablemente, el proceso ha sido cualquier cosa menos amplio, objetivo, abierto y transparente. El “climategate” dejó al descubierto este viciado proceso, y ahora resulta que después de todo el calentamiento global podría haber sido “hecho por el hombre”.

He viajado por Europa durante un mes, conversando con colegas e individuos que están preocupados por las políticas draconianas que se están implementando. Pero estamos ganando la batalla de la ciencia; el alarmista carece de toda evidencia.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) de la ONU deseaba imponer el tono de la Conferencia sobre el Cambio Climático de la ONU en Copenhague mediante la publicación de una declaración que sostiene que la pasada década ha evidenciado algunas de las temperaturas más cálidas de la historia, basándose en los 160 años de información instrumental con la que contamos. Intencionalmente o no, la declaración dio la impresión de que el calentamiento global antropogénico es la causa del incremento de la temperatura y que el IPCC estaba en lo cierto después de todo. Nada podría estar más lejos de la verdad.

La OMM confunde (¿adrede?) dos conceptos muy disimiles: las temperaturas, que son medidas en grados Celsius, y las tendencias de la temperatura, que se miden en grados Celsius por año. Las temperaturas se encuentran, por supuesto, actualmente en su punto más alto pues nos estamos recuperando de la Pequeña Edad de Hielo del siglo 18. Incluso podrían elevarse aún más sin ningún tipo de ayuda humana. Virtualmente pueden llegar a alcanzar los altos valores observados durante el Período Cálido Medieval alrededor del año 1.100 de nuestra era.

Pero las tendencias de la temperatura van cuesta abajo, incluso cuando los gases de efecto invernadero como el C02 están aumentando en la atmósfera. Esta correlación negativa contradice los resultados de los modelos del IPCC que se basan en—e indican que—el calentamiento global antropogénico es muy pequeño.

Estamos ganando la batalla de la ciencia sobre el cambio climático, porque la fabula del IPCC se está desentrañando, pero aún no hemos ganado la guerra. Esto llevará apenas un poco más de tiempo.

Fuente: Ede
Enviado por Informe Uruguay

 
Comentarios desactivados en Cambio climático: la naturaleza (no el hombre) gobierna el clima

Publicado por en 13 febrero, 2010 en biosfera, ciencias, hidrocarburos, ozono, radiación ultravioleta, rayos anódicos

 
 
A %d blogueros les gusta esto: